Seleccionar página
Pueblos

Ariño

Datos

Nombre antiguo:   Arinno
Gentilicio:   Ariñero
Habitantes:   en 1900, 1.374 hab. / en 1950, 1.543 hab. / en 1995, 953 hab. / en 2019, 724 hab.
Altitud:   522 m

Rutas desde el pueblo

Servicios

Alojamientos
Q

Alojamientos

HOSTAL «LOS CINCO ARCOS»

Ctra. Oliete, 9
978 084180
Apertura: Todo el año.
Habitaciones: 5 individuales y 7 dobles.
Equipamiento: Todas con baño/calefacción y conexión internet.
Servicios: Restaurante.

BALNEARIO DE ARIÑO

Carretera de Ariño – Albalate
978 077077
Apertura: Marzo – Diciembre
Hotel: Balneario
Web: http://www.balneariodearino.com

Oficinas de información
Q

Oficinas de información

PARQUE CULTURAL DEL RÍO MARTÍN. CENTRO DE ARTE RUPESTRE “ANTONIO BELTRÁN”

C/ Tiro del Bolo, s/n
978 817042
Horario de atención al público: de lunes a sábados, excepto festivos de 9:30h. a 13:30h

Farmacia
Q

Farmacias

FARMACIA JUAN SÁNCHEZ RECUENCO

Mayor, 27
978 817152

Guardia Civil
Q

Guardia Civil

GUARDIA CIVIL

C/ Teruel, s/n
978 817145

El pueblo

Ariño se localiza al amparo de la sierra de Arcos en la confluencia de los ríos Martín y Escuriza. Las laderas sobre la que creció confieren a las calles de ascenso al casco antiguo una acusada pendiente. Contrasta el casco histórico y el pueblo viejo en lo alto y en la ladera sur, al solanar sobre el río Escuriza, con la modernidad del poblado minero orientado al norte sobre el valle del río Martín.

Así es, la trama urbana regular que caracteriza las construcciones de viviendas para mineros la rematan sendas plazas semicirculares en ambos extremos, comunicadas por la carretera local. Al nordeste la plaza de la Minería y al sudoeste la plaza del Minero, donde se reinstaló un antiguo castillete minero utilizado en las primeras minas de Ariño y que recientemente ha sido recuperado para exposición y decoración de esta plaza, sobresaliendo por su altura de las construcciones de los alrededores, como el antiguo economato hoy reconvertido en Museo minero “Pozo Corral Negro” y las antiguas oficinas de la empresa minera SAMCA. En una terraza, en la ladera y a los pies de la Sierra de Arcos, en la vertiente del río Escuriza, un antiguo colegio construido por la empresa minera Ángel Luengo, después SAMCA, para hijos de mineros, fue adaptado para Centro de Interpretación de Arte Rupestre “Antonio Beltrán” y sede del Parque Cultural del río Martín.

En contrapartida a la modernidad de esta zona, encontramos el primitivo núcleo urbano, que creció en lo alto de la colina y a su alrededor, la cual debió ser seleccionada por la amplia visibilidad que ofrece y su fácil protección, controlando los accesos tanto a través del valle del río Martín como del Escuriza, y que probablemente acogió un antiguo asentamiento fortificado que dio origen a la población.

La unión de estas dos zonas se realiza mediante una cuesta de prolongada ascensión y fuerte pendiente –calle Teruel-, que remonta el desnivel de la ladera de la colina transversalmente hasta llegar a una plaza a la que en otro tiempo daba paso un arco, antigua puerta de acceso al recinto primitivo y del que hoy no queda resto alguno, salvo algunas fotografías que recuerdan su ubicación, y que nos muestran que al arco se añadió una capilla abierta bajo la advocación de los santos Mártires –San Fabián y San Sebastián-, siguiendo la estructura y estética de los modelos de la comarca, y una pequeña hornacina abierta en la fachada de una de las casas que  hoy acoge a los santos recordando su antigua ubicación.

En esta plaza, unión de ambos poblados, se concentran los servicios principales de la localidad (bares, farmacia y algunas tiendas). A partir de aquí, se desenvuelve el primitivo núcleo urbano adaptándose a las suaves irregularidades de la colina amesetada que lo sustenta y que confiere a sus callejas suaves pendientes.

Las casas son por lo general de tres alturas y destaca una antigua casa solariega cercana a la plaza mayor donde se localiza el ayuntamiento, en la que sobresale una tradicional galería aragonesa realizada en ladrillo.

En la colina se conserva la antigua portada en arco de medio punto de la conocida ermita del Pilar, con moldura tallada con puntas de diamante y que parece remontarse, junto con otros restos constructivos, probablemente del antiguo castillo, al siglo XII. Es conocido que los templos bajo la advocación de la Virgen del Pilar están relacionados con el paso de peregrinos por la población. Agustín Ubieto sitúa a Ariño en el camino calatravo de Daroca a Calanda.

Al sureste de esta ermita se levantó la iglesia de San Salvador, templo barroco del siglo XVIII, construido en mampostería y sillería. La planta es de tres naves, con capillas en las laterales. Destaca, por su singularidad, un sepulcro construido en la capilla dedicada a la Virgen del Carmen. La cruz labrada en el lateral longitudinal del sepulcro se corresponde con la cruz de los Calatravos, cuyo orden tuvo un importante papel en la reconquista del Bajo Aragón, teniendo la sede de la encomienda en el castillo de Alcañiz desde el siglo XII, y que debemos poner en relación con el camino peregrino indicado.  La portada de la iglesia está encuadrada mediante una fachada de sillería que acoge una singular hornacina.

La torre, sobresale del casco urbano, por sus cuatro cuerpos, los superiores octogonales, que sobre entablamento circular le confieren su singular aspecto cilíndrico, llamando la atención, sobre todo, por su fuerte inclinación.

En lo alto de la otra cumbre de la colina hoy encontramos la ermita de Santa Bárbara totalmente restaurada, que sobresale del resto del pueblo minero del que es patrona y al que brinda protección y amparo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad