Seleccionar página
Rutas

Ruta de la Cingla. (Pequeño Recorrido PR-TE 118)

Descripción de la ruta

Esta ruta es un bucle senderista que tiene su inicio y fin Peñarroyas. En un principio el recorrido es paralelo al GR-262 en dirección a Obón, varios puntos de interés geológico con pies temáticos interpretativos (fallas, huellas de desecación poligonal, ripples…) dan forma a un recorrido empedrado desde la localidad hasta alcanzar el mirador del Portillo, paso que se abre en lo alto de las Peñas Royas.

Después tomamos la senda de la izquierda, antiguo sendero hacia La Hoz de la Vieja y por dónde discurre también una variante del GR (conocida con el nombre de vuelta a los palomares) que nos acerca hasta el barranco de la Val. Al poco tiempo abandonaremos la variante que quedará a nuestra derecha en dirección al río Martín, y continuaremos sendero hasta llegar a los corrales de las Umbrías.

Poco después llegaremos al barranco de la cingla y el paisaje vuelve a cambiar. Un afloramiento de areniscas rojas donde los agentes erosivos han configurado un encañonamiento del barranco conocido como el hocino de la Pelegrina, mostrando un cauce con pequeños y coquetos saltos de agua y pocetas o badinas.

Tras subir por el mismo cauce dejando atrás los afloramientos del rodeno, el paisaje entra en contacto con afloramientos del carbonífero. Contrastan ahora los colores de losetas grisáceas, destacando una serie de pliegues angulares tumbados en la terraza del mismo cauce. Allí mismo   abandonaremos el barranco por su margen derecha, ascendiendo por una empinada senda hasta el corral del Pilón, dónde enlazaremos con el tradicional sendero de Armillas. El apelativo “del Pilón” le viene dado por los restos de un antiguo peirón o cruz de término, realizado con bloques de ródeno en su base que aún son observables derruidos. Algunos bloques conservan grabadas alguna cruz. Es el punto más alto del recorrido con 1.021 metros de altitud sobre el nivel del mar.

A partir de aquí iniciaremos un descenso por el citado sendero que discurre paralelo a la cinglera rocosa de Peñas Royas, que coronan la ladera, y de la que se han desprendido numerosos bloques que encontraremos por el sendero.

Algunos de estos bloques conservan grabados rupestres predominando las cruces de cristianización, que probablemente sirvieron para sacralizar este sendero que debió ser muy transitado, bien como ruta hacia las salinas -la sal era un bien muy preciado en los siglos pasados- de la localidad de Armillas, y que daría nombre al sendero, bien por su faceta religiosa de peregrinación o de romerías hacia la ermita de la Virgen de la Aliaga en Cortes de Aragón o a la ermita de San Antón en Armillas, pequeña localidad que cuenta con cuatro ermitas (la de San Antón citada, la de San Ramón, La Virgen del Pilar y la Purísima).

A media ladera también podremos observar unos afloramientos de rocas subvocánicas que afloran en el barranco Abellar, que identificaremos por su color ocre amarillento, y cuyo origen fue al final del carbonífero, cuando el magma subcortical se enfrió en el subsuelo, en zonas próximas a la superficie, originándose estás singulares rocas. En este este tramo de sendero hallaremos un refugio -conocido como el albergue-, que puede servirnos de refugio si hay tormentas. Poco después llegaremos de nuevo a Peñarroyas.

Mapa de la ruta

Perfil de la ruta

Respeta el Parque en tu visita

Recomendaciones y normas

A través de cualquiera de las rutas señalizadas en el Parque vas a poder adentrarte en parajes de gran valor ecológico y paisajístico, pero además, este territorio atesora un importante conjunto de pinturas rupestres protegidas por la ley y declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Recuerda que todos tenemos el derecho a disfrutar del medio ambiente y también el deber de conservarlo.

Los abrigos con pinturas rupestres y algunos yacimientos arqueológicos disponen de vallados de protección. Para su visita es imprescindible ir acompañado de guías autorizados. Los teléfonos de contacto están disponibles en los Ayuntamientos, Oficinas de Turismo y Centros de Interpretación, en las diferentes localidades que integran el Parque Cultural.

Ayuda a la conservación de las pinturas rupestres. No las toques ni les eches agua y respeta las vallas protectoras. Recuerda que son un legado único, pero muy frágil, y debemos preservarlas si queremos seguir disfrutando de ellas en el mismo entorno en el que se pintaron hace miles de años.

Está terminantemente prohibida la prospección y excavación arqueológica y/o paleontológica sin los permisos pertinentes, según la Ley 3/1999 de Patrimonio Cultural Aragonés. Colabora en la preservación del rico patrimonio histórico, cultural y etnográfico que alberga el Parque.

Mantén el entorno limpio. No arrojes basuras ni desperdicios.

Recuerda que está prohibido encender fuego, así como tirar colillas, cristales y otros objetos que puedan favorecer el incendio.

Respeta la naturaleza. No arranques plantas, no ensucies las aguas y no captures ni molestes a los animales y las aves. Muchas de ellas tienen en estos parajes sus zonas de nidificación.

Si vas a recorrer alguna de las rutas senderistas, utiliza calzado deportivo cómodo (zapatillas o botas). Aunque los itinerarios son muy asequibles, con un calzado adecuado caminarás más seguro, evitando caídas y torceduras.

Ten presente que estás moviéndote en un paraje natural y, aunque las rutas estén acondicionadas, no olvides tomar algunas precauciones. No abandones el itinerario señalizado y ten cuidado al pasar por zonas de roca y de agua, sobre todo si vas con niños.

Rutas del Parque Cultural del río Martín

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad