Seleccionar página
Rutas

Alacón-Oliete. Barranco del Mortero (Pequeño Recorrido PR-TE 114)

Datos técnicos 

Horario:   3 h 30 min
Desnivel (+):   175 m
Desnivel (-):   500 m

Distancia:   14,5 km
Tipo de vía:   Travesía
Severidad del medio:   2

Orientación en el itinerario:   2
Dificultad:   2
Esfuerzo necesario:   3

Descarga de tracks 

Descripción de la ruta

Planteamos el recorrido del PR-TE 114 como travesía. Por la carretera que se conoce como de Las Ventas (TE-V-1101), accederemos en vehículo en un par de kilómetros desde la localidad de Alacón a la planicie del Borón, donde se localiza la cabecera del barranco del Mortero. Una caseta informativa y un espacio acondicionado como mirador accesible sobre el barranco nos da la bienvenida. A partir de aquí iniciaremos el descenso del barranco. Unas escaleras acondicionadas en una pequeña vaguada facilitan el acceso a la cabecera, caracterizada por un abrupto acantilado, que da lugar a una espectacular cascada en época de lluvias, y una balsa a los pies de éste.

En torno a la cabecera cuatro abrigos con pinturas rupestres se distribuyen estratégicamente acotando la cabecera alrededor de la balsa del acantilado inmejorable cazadero para los pintores prehistóricos. Una mesa de interpretación ayudará al senderista a comprender este paisaje en relación con su ocupación prehistórica y a identificar las numerosas aves que hallan refugio en las oquedades y grietas que se encuentran a lo largo del barranco. Los buitres, alimoches, cernícalos, chovas y grajas entre otras muchas aves de costumbres rupícolas serán compañeras inseparables durante el tiempo que dure nuestro descenso.

Al cabo de 2 horas llegaremos por un camino al Cerro Felio, que se levanta sobre la margen izquierda del barranco, dejando atrás los encañonamientos de la cabecera del Mortero. En la cinglera rocosa del cerro se detectan numerosos restos de cerramientos de cavidades realizados en piedra seca y que se utilizaron hasta épocas recientes por los pastores para encerrar sus ganados durante la noche. Junto a estos cerramientos tradicionales, destacarán los numerosos vallados de protección de las pinturas rupestres que aparecen de igual forma alineados a lo largo de la cinglera.

Una senda que nace en el camino que ocupa el pedregoso cauce del barranco nos ayudará a ascender hasta la cinglera y después por el barranco Pellejas bajar por senda hasta enlazar de nuevo con el camino del barranco del Mortero que nos llevará hasta la Ermita y la balsa de San Miguel. Aquí podríamos dar por terminado el descenso del barranco si hemos dejado en este punto los vehículos, o bien continuar sendero desde Alacón a Oliete.

Desde los lavaderos tradicionales, muy cerca de la balsa de San Miguel, en unos 10 minutos llegaremos a la base de la colina que sustenta la localidad y que está horadada por cerca de 500 bodegas –donde se cría y conserva el famoso vino de Alacón-, distribuidas por una serie de terrazas que se adaptan a las curvas de nivel y por las que discurre el PR mediante mojones e indicadores que también se conoce como ruta de las bodegas. Sendas mesas de interpretación explican no solo la arquitectura de estas bodegas, sino también el barrio tradicional de eras desarrollado a los pies de la colina.

Después de las bodegas el sendero asciende hasta el punto más alto del pueblo, donde se localiza la Iglesia y el centro de interpretación de paleontología, para comenzar a descencer por el barrio del castillo pasando por el la ermita del Santo Sepulcro en el calvario, una torre medieval conocida como “Torre Vieja”  y la almazara de la localidad hoy adaptada como museo. Por una calle cuesta el PR llega a la travesía de la carretera y en pocos metros hallaremos el desvío por un camino hacia Oliete. Se desciende hasta llegar a la balsa del Pulgarillas, límite municipal entre Alacón y Oliete y después dejando el barranco del Regatillo (extensión del Mortero y el barranco de la Muela de Alacón) subiremos a un alto donde enlazamos con una pista que pronto se tornará asfaltada y en descenso entre olivares llegaremos hasta un barrio de chalets y casas de campo donde hallaremos el desvío al yacimiento ibérico del Palomar (7 minutos desde el desvío). En unos minutos llegaremos al enlace con el GR-262 y a Oliete.

Mapa de la ruta

Perfil de la ruta

Respeta el Parque en tu visita

Recomendaciones y normas

A través de cualquiera de las rutas señalizadas en el Parque vas a poder adentrarte en parajes de gran valor ecológico y paisajístico, pero además, este territorio atesora un importante conjunto de pinturas rupestres protegidas por la ley y declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Recuerda que todos tenemos el derecho a disfrutar del medio ambiente y también el deber de conservarlo.

Los abrigos con pinturas rupestres y algunos yacimientos arqueológicos disponen de vallados de protección. Para su visita es imprescindible ir acompañado de guías autorizados. Los teléfonos de contacto están disponibles en los Ayuntamientos, Oficinas de Turismo y Centros de Interpretación, en las diferentes localidades que integran el Parque Cultural.

Ayuda a la conservación de las pinturas rupestres. No las toques ni les eches agua y respeta las vallas protectoras. Recuerda que son un legado único, pero muy frágil, y debemos preservarlas si queremos seguir disfrutando de ellas en el mismo entorno en el que se pintaron hace miles de años.

Está terminantemente prohibida la prospección y excavación arqueológica y/o paleontológica sin los permisos pertinentes, según la Ley 3/1999 de Patrimonio Cultural Aragonés. Colabora en la preservación del rico patrimonio histórico, cultural y etnográfico que alberga el Parque.

Mantén el entorno limpio. No arrojes basuras ni desperdicios.

Recuerda que está prohibido encender fuego, así como tirar colillas, cristales y otros objetos que puedan favorecer el incendio.

Respeta la naturaleza. No arranques plantas, no ensucies las aguas y no captures ni molestes a los animales y las aves. Muchas de ellas tienen en estos parajes sus zonas de nidificación.

Si vas a recorrer alguna de las rutas senderistas, utiliza calzado deportivo cómodo (zapatillas o botas). Aunque los itinerarios son muy asequibles, con un calzado adecuado caminarás más seguro, evitando caídas y torceduras.

Ten presente que estás moviéndote en un paraje natural y, aunque las rutas estén acondicionadas, no olvides tomar algunas precauciones. No abandones el itinerario señalizado y ten cuidado al pasar por zonas de roca y de agua, sobre todo si vas con niños.

Rutas del Parque Cultural del río Martín

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad