Seleccionar página
Rutas

PEÑARROYAS-OBÓN. CAÑONES DEL RÍO MARTÍN I (Tramo gran recorrido GR-262)

Datos técnicos 

Horario:   3 h 15 min
Desnivel (+):   360 m
Desnivel (-):   485 m

Distancia:   9,6 km
Tipo de vía:   Travesía
Severidad del medio:   2

Orientación en el itinerario:   2
Dificultad:   2
Esfuerzo necesario:   3

Descarga de tracks 

Descripción de la ruta

El primer tramo de esta etapa del GR 262 entre Peñarroyas y Obón está recogido como Lugar de Interés Geológico en Aragón. Peñarroyas está emplazada en el límite entre los estratos geológicos del Carbonífero (con más de 300 millones de años), fácilmente identificables por su color de tonos pardos y grisáceos a la entrada de la localidad que contrastan con las areniscas triásicas del Buntsandtein de marcado color rojizo. Varios puntos de interés geológico con pies temáticos interpretativos (fallas, huellas de desecación poligonal, ripples…) dan forma a un recorrido empedrado desde la localidad hasta alcanzar el mirador del Portillo,  paso que se abre en lo alto de las Peñas Royas.

El mirador ofrece una preciosa vista de los alrededores, destacando la policromía del paisaje, especialmente el contraste que se produce entre el color rojo de las areniscas, los grisáceos del carbonífero o los más claros de los paquetes calizos triásicos y jurásicos que enmarcan el sendero hasta Obón, con la nota variada de color que aportan el abundante pinar, los chopos del río y la diversidad de plantaciones en la huerta.

Desde el alto del mirador del Portillo el sendero inicia su descenso. Otro desvío nos acerca en unos 10 minutos hasta un mirador sobre los cañones del rodeno que dan forma serpenteante al río Martín, donde se localiza la reproducción de unas icnitas de un Arcosaurio (un reptil del Triásico) que aparecieron en este espectacular entorno.

El GR continúa descendiendo, pasando por los castellones, caprichosas formas geológicas que se asemejan como su nombre indica a un castillo y que la erosión labró sobre dolomías blanquecinas todavía del triásico, hasta llegar a una pasarela anclada a las rocas salvando así el paso por el agua. En la otra margen del río las ruinas o restos de la ermita de San Quiteria de tradición románica. En el caso que esta pasarela no esté operativa, es factible utilizar una variante del sendero, conocida como vuelta a los palomares, que rodea esta zona de encañonamientos hasta el barranco de la Val, configurando también un bucle senderista.

Después tras un pequeño repecho, llanearemos por unos cortados rocosos muy cerca ya de la zona de las oliveras y cruzaremos el barranco de la Val. De nuevo el sendero baja hasta el mismo río, adentrándose otra vez por unos encañonamientos que nos obligan a utilizar unas sirgas pasamanos y grapas o pisas ancladas en la roca que nos permitirán, no sin ciertos equilibrios, superar el cauce sin necesidad de descalzarnos, algo que tampoco debemos descartar pues todo depende del curso del río y de si alguna crecida reciente lo ha modificado.

Después de superar estos desfiladeros, el sendero asciende serpenteante hasta el collado de la Rocha para llanear por la ladera, observando las hoces y cantiles que el agua ha ido esculpiendo en las calizas jurásicas por las que el río Martín se abrió paso.

De nuevo se desciende buscando el cauce. Aquí dos zonas donde se localizan sendos abrigos con pinturas rupestres declaradas Patrimonio Mundial en 1998. Los enrejados de protección impiden acceder a su interior salvo si se va acompañado de un guía autorizado. Las pinturas del Cerrao se observan claramente desde fuera del enrejado. No así las del Hocino de Chornas, a las que se accede por una escalera de hierro anclada en la roca hasta la reja que cierra la cavidad, y cuyas pinturas negras quedan muy difuminadas con el color ennegrecido del soporte rocoso de la cueva, siendo apenas perceptibles desde fuera del enrejado.

Por la margen izquierda del río al amparo de los encañonamientos calizos y entre abundante vegetación de ribera, llegaremos a los entornos de la Fuente del Batán acondicionada con mesas merendero y donde podemos descansar y tomar un tentempié. Después Cruzaremos de nuevo el río en dos ocasiones, por pasarelas si están en su lugar y no han sido desplazadas por crecidas del río, y en apenas 30 minutos llegaremos a Obón.

Mapa de la ruta

Perfil de la ruta

Respeta el Parque en tu visita

Recomendaciones y normas

A través de cualquiera de las rutas señalizadas en el Parque vas a poder adentrarte en parajes de gran valor ecológico y paisajístico, pero además, este territorio atesora un importante conjunto de pinturas rupestres protegidas por la ley y declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Recuerda que todos tenemos el derecho a disfrutar del medio ambiente y también el deber de conservarlo.

Los abrigos con pinturas rupestres y algunos yacimientos arqueológicos disponen de vallados de protección. Para su visita es imprescindible ir acompañado de guías autorizados. Los teléfonos de contacto están disponibles en los Ayuntamientos, Oficinas de Turismo y Centros de Interpretación, en las diferentes localidades que integran el Parque Cultural.

Ayuda a la conservación de las pinturas rupestres. No las toques ni les eches agua y respeta las vallas protectoras. Recuerda que son un legado único, pero muy frágil, y debemos preservarlas si queremos seguir disfrutando de ellas en el mismo entorno en el que se pintaron hace miles de años.

Está terminantemente prohibida la prospección y excavación arqueológica y/o paleontológica sin los permisos pertinentes, según la Ley 3/1999 de Patrimonio Cultural Aragonés. Colabora en la preservación del rico patrimonio histórico, cultural y etnográfico que alberga el Parque.

Mantén el entorno limpio. No arrojes basuras ni desperdicios.

Recuerda que está prohibido encender fuego, así como tirar colillas, cristales y otros objetos que puedan favorecer el incendio.

Respeta la naturaleza. No arranques plantas, no ensucies las aguas y no captures ni molestes a los animales y las aves. Muchas de ellas tienen en estos parajes sus zonas de nidificación.

Si vas a recorrer alguna de las rutas senderistas, utiliza calzado deportivo cómodo (zapatillas o botas). Aunque los itinerarios son muy asequibles, con un calzado adecuado caminarás más seguro, evitando caídas y torceduras.

Ten presente que estás moviéndote en un paraje natural y, aunque las rutas estén acondicionadas, no olvides tomar algunas precauciones. No abandones el itinerario señalizado y ten cuidado al pasar por zonas de roca y de agua, sobre todo si vas con niños.

Rutas del Parque Cultural del río Martín

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad