Seleccionar página
Rutas

ALCAINE-OLIETE. LA SIERRA DE LOS MOROS (Tramo Gran Recorrido GR 262)

Datos técnicos 

Horario:   3 h 30 min
Desnivel (+):   310 m
Desnivel (-):   420 m

Distancia:   11,4 km
Tipo de vía:   Travesía
Severidad del medio:   2

Orientación en el itinerario:   2
Dificultad:   2
Esfuerzo necesario:   3

Descarga de tracks 

Descripción de la ruta

Este itinerario por el GR 262 es una travesía entre las localidades de Alcaine a Oliete. El trazado del sendero discurre por la margen derecha del embalse de Cueva Foradada.

Partiendo de Alcaine, desde la cuesta de San Ramón, en la zona de las piscinas y fuente, el GR toma la pista río abajo por un estrecho rocoso con destacados pliegues angulares de singulares vistas y considerado este entorno como de interés geológico en Aragón. En poco tiempo se llega al puente sobre el río Martín, junto a la estación de aforo, obviando el desvío hacía el barrio de eras y pajares de Alcaine hoy abandonados que podremos ir viendo durante el trayecto desde la otra margen del embalse. Cruzaremos el citado puente y continuaremos por la pista rodeando el tamarizal de la cola del embalse –donde podremos disfrutar de la rica variedad de avifauna que allí encuentra amparo y cobijo-.

Después abandonaremos la pista y cruzaremos un barranco y todavía en el tamarizal se localizan unas estructuras redondas de piedra, a modo de balsas, utilizadas para lavar y tintar la lana en una zona de pajares y corrales abandonados, testigos inertes de la actividad agrícola y ganadera de otros tiempos.

Pocos después, por una pista, se llega a una zona de minas abandonadas conocida como “La Rueda”, reflejo de la actividad minera que centró la base económica de las familias alcainesas a mediados del siglo pasado. Esta actividad transformó el entorno cercano a las minas de lignito con viejas estructuras olvidadas y escombreras que junto a los espectaculares afloramientos de las lutitas con niveles de carbón y azufre, areniscas y cristales de yesos, brillantes según la luz del Sol incida sobre ellos, configuran un paisaje desértico singular.

Tras superar este paraje, sin apenas vegetación y sometido a la insolación, el GR abandona la pista para tomar una senda que, dejando las vistas del embalse a nuestra izquierda y superando suaves desniveles hasta el último repecho que nos sube hasta un alto en la Sierra de los Moros, se observa ya en el fondo del valle la localidad de Oliete.

Tras un prolongado descenso en el que se combina sendero y pista llegaremos a las pinturas rupestres del Frontón de la Tía Chula, donde se localiza un mirador del que se observa el río, la huerta y la localidad olietana, los entornos de Alacón y la sierra de Arcos. Junto a las pinturas existen unas oquedades que son atravesadas por los rayos del Sol en los equinoccios. En la senda, bajo las pinturas existe otro mirador desde donde es observable este acontecimiento en torno al 21 de marzo  entre las 8:50 h-9:05h y en torno al 23 de septiembre entre las 9:20h-9:45h. Un Santuario Solar de más de 4.000 años de antigüedad.

Al pie de las pinturas de la Tía chula, aguas arriba del río Martín que riega la fértil huerta olietana, en apenas 15 minutos llegaremos al cruce del sendero con una estrecha carretera asfaltada, allí un merendero nos ofrecerá un descanso. Después tenemos dos opciones, ir directamente por dicha carretera hasta Oliete (10 minutos) o subir hasta la Presa del embalse de Cueva Foradada realizada a principios del siglo XX (10 minutos).

A las instalaciones del pantano está permitido acceder en horario laboral. 272 escaleras ancladas en la roca permiten subir hasta la coronación de la presa, desde donde se observan las aguas embalsadas que se extienden hasta Alcaine. Allí anida una importante colonia de buitres leonados que hallaron un seguro lugar de cría en los cantiles del cabezo de Malvín y las abruptas elevaciones de la sierra de Sanchoabarca, que encajonan el río y en cuyo estrecho se construyó la presa. Es habitual observar en época de cría a varias parejas de alimoches y con suerte alguna águila. Las aves acuáticas rondando por las tranquilas aguas embalsadas son habituales, aunque su observación se recomienda en la cola del embalse, en Alcaine.

El regreso hasta Oliete (2 km) se realiza por una estrecha carretera que permite acceder en vehículo hasta las instalaciones del pantano. También se puede plantear la ruta entre Oliete, las pinturas de la tía Chula y el embalse como un bucle senderista.

Se recomienda realizar este recorrido desde Alcaine hasta Oliete, en las épocas de menos calor o al amanecer y en los atardeceres, puesto que es una zona sometida a una gran insolación, sin apenas zonas de arboleda.

La cascada del Cubo en el río Radón.

El río Radón fluye en el Martín a los pies de la localidad de Alcaine, en la misma cola del embalse de Cueva Foradada. Es habitual verlo seco la mayor parte del año, sin embargo se crece en época de lluvias originando una espectacular cascada en un estrecho donde ambas márgenes que lo canalizan se dan la mano. Existe un recorrido señalizado a las afueras de la población, bastante técnico, con pasos de grapas y sirgas y cadenas de asideros.

Mapa de la ruta

Perfil de la ruta

Respeta el Parque en tu visita

Recomendaciones y normas

A través de cualquiera de las rutas señalizadas en el Parque vas a poder adentrarte en parajes de gran valor ecológico y paisajístico, pero además, este territorio atesora un importante conjunto de pinturas rupestres protegidas por la ley y declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Recuerda que todos tenemos el derecho a disfrutar del medio ambiente y también el deber de conservarlo.

Los abrigos con pinturas rupestres y algunos yacimientos arqueológicos disponen de vallados de protección. Para su visita es imprescindible ir acompañado de guías autorizados. Los teléfonos de contacto están disponibles en los Ayuntamientos, Oficinas de Turismo y Centros de Interpretación, en las diferentes localidades que integran el Parque Cultural.

Ayuda a la conservación de las pinturas rupestres. No las toques ni les eches agua y respeta las vallas protectoras. Recuerda que son un legado único, pero muy frágil, y debemos preservarlas si queremos seguir disfrutando de ellas en el mismo entorno en el que se pintaron hace miles de años.

Está terminantemente prohibida la prospección y excavación arqueológica y/o paleontológica sin los permisos pertinentes, según la Ley 3/1999 de Patrimonio Cultural Aragonés. Colabora en la preservación del rico patrimonio histórico, cultural y etnográfico que alberga el Parque.

Mantén el entorno limpio. No arrojes basuras ni desperdicios.

Recuerda que está prohibido encender fuego, así como tirar colillas, cristales y otros objetos que puedan favorecer el incendio.

Respeta la naturaleza. No arranques plantas, no ensucies las aguas y no captures ni molestes a los animales y las aves. Muchas de ellas tienen en estos parajes sus zonas de nidificación.

Si vas a recorrer alguna de las rutas senderistas, utiliza calzado deportivo cómodo (zapatillas o botas). Aunque los itinerarios son muy asequibles, con un calzado adecuado caminarás más seguro, evitando caídas y torceduras.

Ten presente que estás moviéndote en un paraje natural y, aunque las rutas estén acondicionadas, no olvides tomar algunas precauciones. No abandones el itinerario señalizado y ten cuidado al pasar por zonas de roca y de agua, sobre todo si vas con niños.

Rutas del Parque Cultural del río Martín

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad